Argentina. Otro crimen de clase: Un productor rural atropelló y asesinó a un chico de 16 años por cazar liebres en su campo

El domingo a la mañana, Rodolfo Sánchez embistió con su camioneta 4×4 al adolescente Alex Campo dentro del predio ubicado en el paraje El Taladro, de Cañuelas. Luego se negó a llevarlo al hospital o llamar a un médico. Podría ser condenado a prisión perpetua.

Alex Campo era un pibe bueno. Con apenas 16 años trabajaba y estudiaba. También participaba en una organización social para ayudar en el merendero del barrio Guzzeti, en Cañuelas. El domingo, después de tanto insistir, logró que dos amigos del hermano mayor lo llevaran a cazar liebres. Se metió con la gomera y los galgos en un campo privado, incapaz de imaginar la reacción del dueño: lo atropelló a toda velocidad con su camioneta 4×4 y después se negó a llevarlo al hospital o llamar un médico, dejándolo morir ahí mismo. Los amigos –los sobrevivientes– contaron que no alcanzó a esquivar el vehículo por salvar a uno de los perros que se había enredado con una cuerda. Es que Alex, insisten, era un pibe bueno.

Desde el domingo en Cañuelas no hay más pandemia. Solo se lamenta la muerte de Alex y se comenta, con rabia o incredulidad, la actitud de Rodolfo Sánchez, el productor rural que lo mató. Es tanta la conmoción en la ciudad, que este martes el municipio debió otorgar una excepción especial para que todos los que quisieran pudieran acompañar al cortejo que salió de Allende y Mercante, donde el chico vivía con su madre y los cuatro hermanos, hasta el cementerio municipal. Fue justamente en la ceremonia de despedida cuando la madre se descompensó y debió ser trasladada de urgencia al hospital de la zona.

Sánchez, en tanto, continúa detenido en la sede delComando de Prevención Rural (CPR) acusado del delito de “homicidio agravado por alevosía”, luego de que la fiscal Norma Pippo escuchara la declaración de los testigos y agravara la caratula del hecho.

Según el relato de los hermanos Agustín y José Cabañas, de 19 y 22 años respectivamente, el domingo, alrededor de las siete de la mañana, ingresaron junto a Alex al campo ubicado en el kilómetro 72,5 de la ruta 205, cerca del paraje El Taladro, buscando cazar alguna liebre que pudiera servir de almuerzo. Un rato después, vieron acercarse a gran velocidad una camioneta negra Dodge Ram. “Vino a fondo y nos encaró”, contó José. Los hermanos lograron hacerse a un lado, pero Alex no se movió: prefirió ayudar a uno de los perros que se había enredado las patas con una cuerda, haciéndole imposible escapar. “Lo chocó de una y le pasó las ruedas de adelante y de atrás por encima”, describió uno de los testigos.

Cuando Sánchez se bajó de la camioneta, los jóvenes le rogaron que llevara a Alex hasta el hospital o que al menos llamara a un médico, pero el productor agropecuario se negó. “Llévenselo de acá”, ordenó. Después, agregó que lo tenía merecido por robar en su campo.

Ya en sede judicial, el estanciero explicó que “vio dos personas que se iban llevando un ternero en brazos” y que fue “hacia la zona tocando bocina y mientras los perseguía apareció una persona de la nada, no sé si de abajo del paso o de atrás de una vaca, por lo que intenté frenar de golpe y eludirlo, pero no pude porque había rocío”. Las pericias a la camioneta, la misma que acumula multas por exceso de velocidad, desmintieron su versión y avalaron lo declarado por los hermanos Cabañas. La pena posible que enfrenta Sánchez es de prisión perpetua.

Alex militaba en el Movimiento Territorial de Liberación (MTL) desde donde ayudaba al merendero del barrio. Había empezado a trabajar de peón de albañil para ganar algo de dinero. Hace poco se había dato el gusto de comprarse una moto. El próximo sueño era agrandar la casa y así tener, al fin, una pieza para él solo.

Cañuelas: “A Alex lo quería todo el barrio”

Alex Juan Campo tenía 16 años y hace poco que había conseguido un trabajo. Trabajaba de peón de albañil de lunes a sábado. Los domingos salían con sus hermanos a cazar algún bicho con gomeras y con sus galgos, nunca con armas de fuego. Una práctica habitual en la zona para hacerse de alguna presa para comer. Sus amigos del barrio Guzzetti cuentan que los jóvenes entran a los campos, a veces algún propietario los reprende y se van sin mas revuelvo.

Alex también participaba en la organización social del barrio, el MTL (Movimiento Territorial de Liberación) en donde ayudaba con el merendero del barrio donde comen unos 80 niños y cuando podía participaba en la murga.

Ayer por la mañana, mientras buscaban alguna liebre en con sus dos hermanos ingresaron a una propiedad en el kilómetro 72,5 de la ruta 205, cerca del paraje El Taladro. Alex tenía 16 años y José Luis y Agustín, 19 y 21. Los tres se asombraron cuando una camioneta negra Dodge Ram se acercaba a toda velocidad y pensaron que frenaría y que el dueño desde la ventanilla los retaría y saldrían del campo. Pero no fue así, José y Agustín se apartaron del camino y la Dodge embistió a Alex que se enredo con la cuerda que llevaba a los perros y solo logro liberarlos para que los galgos no sean atropellados.

Alex cayo inconsciente. Sus hermanos comenzaron a gritar y le pidieron que subiera a Alex a la camioneta y que lo llevara a un hospital. El conductor, Pablo Rodolfo Sánchez, de 57 años se negó y dijo: “Voy a llamar a la Policía y que hagan lo que tengan que hacer. Ahora levántenlo y llévenselo”. Mientras tanto, Alex fallecía en el suelo. La Fiscal, Norma Pippo que lleva adelante la investigación pidió la detención del productor rural, Rodolfo Sánchez y el caso se caratulo de homicidio con alevosía.  Mañana a las 10hs se realizará una movilización en la rotonda de Cañuelas para exigir justicia.

ANRed dialogó con vecinos y compañeros de Alex quienes contaron que la familia esta muy mal. “Son una familia trabajadora y nunca tuvieron problemas con el barrio . Todos trabajadores. Alex era un pibe muy sano y siempre nos reíamos porque no le había cambiado la voz parecía un nene de 13 años. También porque era menudito”, comentó una vecina.

Otra vecina del barrio Guzzetti escribió en su muro:

“Míralo … míralo dos minutos más … esa carita de nene … tenía 16 años, trabajaba y estudiaba, estaba juntando plata, para hacerce una pieza para él, le había dicho a mi hijo Máximo … negro cuando compré los materiales ¿me das una mano?,una vez me preguntó, ¿te ayuda máximo cuando cobra? y le respondí … yo no le pido nada, además yo tengo obligación con el hasta los 18, pero ahora que trabaja que se compre sus cosas,y me dice … no te tiene que ayudar, yo le doy plata a mi mamá …y le dije, cuando precise le pediré … se lamentaba porque con la cuarentena no podía entrenar… hacía unos meses se había comprado una motito usada y hará un mes me encontró cargada en la calle y me ayudó, le quise dar propina y no me la acepto. Míralo hoy lo mataron y le quieren adjudicar un supuesto robo no tenía cuchillo,ni arma de fuego,solo los dos galgos los otros dos chicos alcanzaron a disparar, el cuando quizo correr se enredo entre las sogas y se callo, alcanzo a largar los perros que se quedaron con el. Míralo ayer me estuvo en mi casa con mí hijo y le dijo, si no trabajas, anda a casa que vamos a cazar unas liebres máximo trabajo, el se fue a cazar y lo mataron, un adolescente que tenía sueños, que estudiaba, trabajaba, y cuando podía salía a cazar y pescar, no tenía antecedentes. Lo único que solamente era un buen pibe. Míralo un hombrecito que ayer estuvo en mí casa tomando mate y diciéndole a Máximo que el lunes volvía a trabajar que lo pasaba a buscar. Te queremos mucho Alex, eras muy bueno para este mundo, tu amigo te llora, tu compañero de trabajo te va a extrañar la vuelta a casa cuando se quedaban boludeando tomando mate. Mírenlo el era Alex un pibe del barrio Guzzetti”.

Cañuelas: declaró el hombre que embistió con total alevosía a Alex Campo, y dijo que «no lo vio»

Congoja y reclamo durante la despedida a Alex Campo. 

Este martes declaró ante la justicia Rodolfo Sánchez, el productor agropecuario que el domingo atropelló y mató con su camioneta a Alex Campo , de 16 años, que se encontraba cazando liebres en el campo de Sánchez en la localidad de Cañuelas. El acusado por el delito de «homicidio calificado por alevosía», declaró que no vio a la víctima ya que se le cruzó «en forma imprevista» en su camino. Sin embargo, sus dichos contradicen las declaraciones de todos los testigos, quienes aseguran que el hombre atropelló intencionalmente a Campo tras acusarlo de un robo que nunca existió. 

En declaración indagatoria ante la fiscal Norma Pippo, de la UFI N°2 de Cañuelas, el productor agropecuario reconstruyó su versión de los hechos. El hombre de 57 años declaró durante cerca de cuarenta minutos y comenzó el relato asegurando que, en la mañana del domingo, manejaba su camioneta 4×4 por los caminos internos de su campo, ubicado a la altura del barrio Guzzetti de Cañuelas, cuando divisó a dos personas que robaban un ternero y se lo llevaban a la carga. Entonces, según su versión, aceleró para alcanzarlos y fue allí cuando, «de forma imprevista», se topó con Campo, a quien intentó eludir sin éxito. Además, Sánchez afirmó haberse «preocupado» desde un primer momento por el estado de la víctima.

Sin embargo, el relato se contradice en todos sus puntos con lo que declararon los testigos, entre ellos los hermanos José y Agustín Cabañas, amigos de Campo del barrio Guzzetti, con quienes el joven había salido esa mañana a cazar liebres. Sus testimonios, ya incorporados a la causa, indican que ninguno de ellos cargaba con ternero alguno, que la camioneta apareció por el camino a alta velocidad y que avanzó directamente sobre la víctima, sin bajar la velocidad y sin realizar ninguna advertencia. Después de atropellar al adolescente, Sánchez les dijo a los hermanos Cabañas que levantaran el cuerpo y lo llevaran al hospital, sin ofrecer asistencia, según indican sus testimonios. 

Además de las declaraciones de los dos testigos presenciales, en la causa también constan testimonios de los integrantes de la familia de la víctima que llegaron al lugar luego de producido el atropello. En diálogo con el canal de noticias C5N, Noelia Campo, tía de Alex, aseguró que los familiares le pedían a Sánchez «que lo llevara al hospital, pero él sólo dijo que sacaran el cuerpo de ahí y cuando llamó a la Policía se atajó diciendo que le habían entrado a robar».

De acuerdo con los primeros peritajes, el adolescente murió en el lugar a raíz de los politraumatismos sufridos, principalmente en el cráneo, tras ser embestido por la camioneta Dodge Ram 4×4 del acusado. El peritaje de la camioneta  se realizará durante los próximos días y será clave para establecer a qué velocidad se desplazaba el victimario al momento del impacto. Según fuentes judiciales, dadas las características del camino donde se produjo el hecho, Sánchez «podría haber evadido tranquilamente» al joven. 

Finalizada la declaración indagatoria, el acusado fue trasladado a La Plata para las pericias de rigor y ahora continuará detenido en el Comando de Prevención Rural de Cañuelas. El delito de «homicidio calificado por alevosía», por el cual es acusado, prevé en un futuro juicio oral la pena de prisión perpetua.

fuentes: Tiempo /Anred

Compartir:

Noticias relacionadas

Sodomía

27 noviembre, 2020